El grupo teatral "La Cuarta Pared" fue fundado en la ciudad de La Plata (Buenos Aires, Argentina), en el año 1992, por Horacio Rafart. En su comienzo estuvo integrado por veinte actores que volcaron sus esfuerzos en montar obras clásicas. Recién a partir del año 1995, y después de una gira de nueve meses por trece países latinoamericanos, el grupo descubre el camino a seguir. A partir de conocer a grandes maestros latinoamericanos, como Enrique Buenaventura, María Escudero y -de manera esencial y determinante- a Arístides Vargas y Charo Francés del Grupo Malayerba de Ecuador, el grupo "La Cuarta Pared" tomó un sendero de investigación y trabajo que continúa hasta hoy. Desde hace varios años, el grupo está co-dirigido también por Gustavo Delfino, quien trabaja desde su fundación. Actualmente "La Cuarta Pared" organiza el FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO Y DANZA de la ciudad de La Plata y LA RED DE ARTES ESCÉNICAS PUENTES. Actualmente "La Cuarta Pared" organiza el FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO Y DANZA de la ciudad de LA PLATA y LA RED DE ARTES ESCÉNICAS PUENTES.

TUNELES Y LABERINTOS

Año 2003

Adaptación teatral de "El Túnel" de Ernesto Sábato.
Las actuaciones son de Horacio Rafart y Andrea Arias, bajo la dirección de Gustavo Delfino.

Este trabajo indaga, desde lo dramático, la historia de un pintor, Juan Pablo Castel, y su extraña relación afectiva con un personaje llamado María, girando en torno a las manías del perseguidor de lo inalcanzable.
En un clima paranoico de constantes dudas e inseguridades, Castel, envuelto en un profundo pesimismo con respecto a la humanidad en general, cree encontrar en María a la única persona que lo salvará de su inmensa soledad.
El túnel es lo oscuro del alma, lo que el hombre pretende conocer como la verdad. Su vida es un paisaje de infelicidad que ejemplifica al hombre de este tiempo en estado agónico entre la razón y los sentimientos.
Utilizando la lógica como un matemático, va armando una verdad totalmente alejada de la realidad. La oscuridad, la desesperanza y la muerte lo conducen a destruir todo lo que se opone a su estructura de ser.

Su terquedad racionalista culmina en una secuencia absurda de hipótesis que lo llevan a la necesidad de matar a María, para así refrendar su posición...
En todo este trabajo se impone una sensación de ida y vuelta entre sueños y pesadillas y la soledad abrumadora presente en toda la obra de Sábato.
De esta manera, la compañía teatral La Cuarta Pared le pone un sello dramático a su visión de "El Túnel".



Premio Comedia Municipal 2005